martes, 30 de junio de 2015

INTERCAMBIO



Hicimos un trato la noche y yo. 
Yo le cedí mi corazón para alumbrarte 
y ella la luna para seducirte.
Ahora tengo una luna para amarte
y ella un corazón para escribirte.

Isabel Salas

COMO LA VIDA


jueves, 18 de junio de 2015

RESEÑA EN LA BIBLIOTECA DE LA UNIVERSIDAD DE MALAGA



miércoles, 17 de junio de 2015


Esencia de mujer: El canario y la máquina de coser, de Isabel Salas

Así la recuerdo: pelirroja, pecosa, con el pelo alborotado. Siempre sonriendo. No guardo memoria de la última vez que nos vimos: hace mucho de eso, como treinta años quizá. Pero con los amigos del corazón pasa algo raro: no importa el tiempo que están separados porque los reencuentros comienzan con un "decíamos ayer". Y la amistad traza senderos extraños para seguir presente: un libro, por ejemplo, que llegó de Brasil.