sábado, 31 de diciembre de 2016

ASÍ TERMINÓ EL AÑO




Son dos mundos diferentes, pero  en los dos me muevo,  y esta es la carita  que tenían los dos el 31 de diciembre de 2017. Fotos para el recuerdo que sólo puede entender  otro loco que ame su Blog o su página de escritor en Facebook.




jueves, 15 de diciembre de 2016

AMORES A MEDIAS


Que pena dan las banderas a media asta y los amores a medias.

Amores asustados que saben que el otro no está preparado para amar y ser amado con todas las canicas y todos los demonios.

Los demonios escondidos en el bolsillo de atrás se hacen los muertos un rato, un día, un mes o un año, y después salen uno a uno a saludar.

Antes o después salen a asustar princesitas y principes azules y no son peligrosos, en realidad son sólo demonios y se puede razonar con ellos.
Pero las putas canicas son letales.
Resbalan.

Es lo que tiene esconder las canicas... que terminas olvidando donde las pusiste, cuantas tienes o lo mucho que resbalan.
Crees que son como los demonios.

Y no.
Son canicas.
Y son mortales.


Isabel Salas

lunes, 12 de diciembre de 2016

ROSA BAILA



Hay rosas 
que engalanan jardines,
hermosas, perfumadas
bellas y dichosas.

Ancladas en la tierra, 
abren sus corazones
y nos perfuman
días y noches
con sus canciones
hechas de aroma.

Y hay otras con tacones
y flores en el pelo.

También son elegantes

repletas de pasión,
preciosas y vibrantes.

Desnudas 
o cubiertas de brillantes,
también se abren.

Vuelan en los tablaos
y salen desde el suelo
convertidas en fuego.

Los convierten en cielos

y allí abren su alma
sus venas, su sonrisa
y un manojo de penas
que perfuma la brisa.

Y vuelan.

Como vuelan las rosas
cuando vuelan.

Y ruedan
con sus llamas de baile,
y nos queman.

He visto una, 
se llama Rosa
y ella no baila poemas.

Estuve muy cerquita
y pude ver
que es la Poesía entera
que baila  hecha mujer,
enredada en sus flecos
y en sus volantes,
de puro arte.


Isabel Salas











martes, 6 de diciembre de 2016

SUEÑOS SIN DUEÑO


Nadie sueña con ser pobre de puerta de iglesia, ni cuerpo ahogado cruzando mares en busca del Dorado. Nunca nadie planea ser el atropellado del semáforo ni ser el amputado por la mina olvidada.

Se ve que hay sueños, que aunque nadie los sueñe, se hacen realidad.

Isabel Salas

domingo, 4 de diciembre de 2016

MI SUEGRO: UN IMPRESCINDIBLE


Escribo cuentos y poemas, invento historias , y muchas veces, le doy forma de relato a las confidencias de algunos amigos que me piden que sea su voz. Otras no, en rarísimas ocasiones comparto pedacitos reales de mi vida o de las personas que han sido o son parte de ella. Hoy es uno de esos días: voy contaros quién era ese viejo bonito que se ve en la foto usando el uniforme de teniente de la República Española.

Se llamaba Manuel Santos Heredia y era de Quentar, un pueblo muy chiquito de la provincia de Granada, al sur de Andalucía. Hoy tiene menos de mil habitantes, cuando él nació un 1 de agosto de 1920 (si mal no recuerdo) no sé si tendría más o menos que hoy. Sé, por lo que él me contaba, que eran pocos y todos se conocían, cualquier madre era buena para mandarte a casa porque hacía frío o para limpiarte los mocos si pasaba cerca y tú tenías "las velas colgando".

Fuimos familia accidentalmente, su hijo y yo nos conocimos en Granada en 1991 y nos casamos en Brasil en 1993, dónde Manuel estaba exiliado y desde dónde lloraba por su tierra natal cuando se bebía dos copas o hasta sin beber ninguna. Incluso después de separarme de su hijo y volver a casarme, seguimos siendo suegro y nuera y él llamaba nietas a mis dos hijas, la que llevaba su sangre y la que no, pues como él decía, el lazo que nos unía nos permitía obviar esos detalles civiles y legales para poder considerar a mis dos hijas nietas y que las dos lo llamaran abuelo Manolo. Este pequeño detalle ya os dice mucho sobre que tipo de hombre era mi suegro, pero voy a daros más para que entendáis porqué aprendí tanto de él y con él y de qué manera me transformó en alguien mejor.

Hace días estoy leyendo la novela de Raimundo Castro Marcelo  que habla sobre los maquis y me es imposible hacerlo sin pensar en Manuel. El libro se llama Los Imprescindibles y me está sentando muy bien leerlo, pues es uno de esos libros reconciliadores y poderosos que te ayuda a abrazar a esos hombres tan olvidados y que son, como él me dijo una noche, la versión masculina de la bien pagá, pero a lo bestia. A mi suegro y a sus compañeros España les pagó muy mal, pero que muy remalamente, usando sus palabras.

Pasaron de ser los héroes defensores de la democracia a ser unos parias, unos proscritos y casi los primos del Coco ese que se lleva niños por la noche.

Cuando la guerra española empezó en 1936, él era menor de edad y aún así se alistó en el bando republicano, lo mismo que mi abuelo Cristobal Salas, un poco mayor que Manuel y que fue guarda de asalto. Durante la guerra, mi abuelo conoció a mi abuela y comenzó los primeros renglones de una historia bella y dramática de la que hablaré otro día, por su lado, mi suegro se hizo teniente en los tres años que duró la guerra y su nombramiento salió en el último boletín del estado antes de que los golpistas tomaran Madrid.

Leyendo la novela de Raimundo Castro que arranca en una Puerta del Sol llena de indignados y nos lleva a través de los recuerdos de un viejo miliciano a revivir otros sentimientos de otros jóvenes igualmente indignados  que lucharon y perdieron nuestra guerra me he emocionado en muchas ocasiones.

No pretendo contar la trama ni fastidiar su lectura, pues lo que quiero es que la leáis y detesto leer resúmenes o reseñas que me fastidian el misterio de los buenos libros. Espero que cada página os sorprenda y os toque el corazón como ha tocado el mío y os sirva para sentir más cercanos a esos hombres, sean de vuestra familia o no.

Su lectura me reafirma en cosas que creo desde hace muchos años: Recuperar la memoria para cerrar heridas es igual de imprescindible para el mundo que contar con esos hombres que saben luchar más tiempo que los buenos o los mejores.

Tuve el honor de conocer a uno de ellos, mi suegro Manuel, que estuvo en la partida del Yatero, por lo menos hasta 1947 y que hasta muchos años después no pudo hablar sobre eso con nadie porque él, como tantos ex combatientes había seleccionado los recuerdos de la guerra y después de filtrarlos los  tenía metidos en diferentes cajones de la memoria, algunos que se abrían a la menor oportunidad y otros que permanecerían cerrados para siempre, o eso pensaba él.

Quiso el destino que un día me dispusiera yo a enseñarle a mi hija mayor lo peligrosa que es internet y como queda allí registrado todo lo que hacemos, y al azar puse los nombres de varios famosos para que ella viese como el google nos enseñaba páginas y páginas. Quise también usar el nombre de un pariente que no usara internet para demostrarle que si nunca has estado on line y no haces tonterías virtuales el buscador te respeta y nada muestra sobre ti. (Hoy me río ante mi inocencia, dicho sea de paso).

Fatalmente escogí el nombre de mi suegro. 

Enseguida apareció un documento de la Universidad de Granada, del departamento de Historia Contemporánea que habla de la partida del Yatero y las diferentes actuaciones del movimiento antifranquista en la provincia de Granada.

En la página 257, el nombre de Manuel y su participación en el secuestro de un joven de Quentar por el que pidieron rescate. Los nombres de otros compañeros que yo le había  nombrar como protagonistas de diferentes episodios, incluso el relato de como uno de ellos, por el que él lloraba a veces,  no había muerto como Manuel pensaba, torturado en la cárcel sino que había logrado huir a Francia.

Mi primera orden a mi hija, por el respeto que yo le tenía a mi suegro fue decirle que aquel descubrimiento era accidental y no debíamos jamás mencionárselo al abuelo, era su secreto y debíamos respetarlo. Me sentía muy incómoda y casi tenía vergüenza de mirarlo a los ojos. Vivíamos en la misma calle, su casa frente por frente a la mía, y muchas veces me llamaba, a gritos desde su porche, lo mismo para decirme que quería comer sardinas en escabeche, que mi madre le preparaba, o que deseaba que me fuera a echar un ratito con él.  A veces discutíamos y nos quedábamos unos días sin hablarnos, otras veces me buscaba o lo buscaba yo porque nos queríamos mucho, pero nunca le dije que yo sabía que él había sido maqui. 

Los años pasaron y él se fue apagando poco a poco.

Le costó mucho morirse, operado del corazón, con marcapasos y con la máquina de oxigeno aún prestaba resistencia. Fue en una de esas tardes en que me fui a acompañarlo  que me preguntó si recordaba el viaje que habíamos hecho a España en el 98, lo bien que lo pasamos y el uniforme que se compró. Empezamos a reírnos de la cara de muchos parientes en Brasil al verlo asomar vestido de teniente en futuras fiestas familiares, el orgullo con el que encargó su uniforme tantos años después de haber sido ascendido. Lo guapo que se sintió  con él. Nunca lo había vestido, su nombramiento fue tan al final de la guerra que no le dio tiempo de mandar que se lo hicieran y en fin, muchos recuerdos y risas, llantos y dame un poquito de agua Isabelita que se me acaban las lágrimas.

Mi suegro era de las pocas personas que me han llamado Isabelita, y recuerdo como en una de esas veces que me incliné sobre él  para darle su agua me soltó un Isabelita muy llorón que me extrañó. La verdad no quiero agua, dijo, pero me gustaría un abrazo.

Y así abrazaditos me volvió a contar de su amigo muerto en la cárcel. Aquel amigo que en realidad, como yo sabía, había huído a Francia y que como él, había sido maqui.

No pude callarme más y con mucho cuidado le dije que eso no era así, él empezó a pelearme y a decirme que era una cabezona testaruda que le discutía a un republicano cosas de antes de que yo naciera y le tuve que pedir que me dejara contarle la verdad. 

Poco a poco le confesé cómo, por casualidad, había dado con del documento. Le expliqué porqué no le había contado nada debido a que él nunca nos había hablado de ese tiempo en el monte y le pedí muchos perdones.

No sabía si regañarle por hacerme llorar también, caso no me perdonase, en un acto desesperado de defensa propia, pero  al final lloramos los dos , nos pedimos perdón los dos y lo escuché hablar por primera y única vez sobre el Yatero, el miedo en el monte, el frío, los secuestros, los rescates y otras cosas que estaban escondidas, pero deseando salir, en alguno de aquellos cajones tan mal cerrados.

Al igual que con  la novela de Raimundo Castro Marcelo no voy a estropear las cosas con detalles que no interesan.

Del libro deciros que es excelente y de mi suegro afirmaros que es uno de los mejores hombres que conocí, que él me enseñó a ser republicana y que gracias a él y a otros como él algunos poemas tienen sentido y  atraviesan el tiempo para apuntar al futuro como el escogido para abrir la novela de la que hablamos en este texto, que podría ser una reseña si yo supiera hacerlas.

Gracias Raimundo, salí ganado en el cambio, muchos besos.

Isabel Salas
Madre de Carmen, nuera de Manuel.


PARA ADQUIRIR EL LIBRO CLIK AQUÍ











jueves, 1 de diciembre de 2016

BESOS Y AMAPOLAS

Quise saber de que color son las amapolas de noche, cuando el sol se va.
Me dijiste "Ven, cierra los ojos, dame tu boca, las amapolas, a cualquier hora, son del color de los besos".

Isabel Salas

miércoles, 30 de noviembre de 2016

SIN PENSAR


NAUFRAGIO



Amarte era soñarte 
siendo faro en la noche,
era verte leal
y poder adorarte
confiando en tu amor
y sin ningún reproche.

Amarte era nadar
en plena obscuridad,
era creer en ti
sin miedo a naufragar.

Y tu luz mentirosa,
me traicionó,
escogiste otros ojos a quién amar
y sin piedad,
dejaste a la deriva,
mi barca,
zozobrar. 


Isabel Salas


martes, 15 de noviembre de 2016

FELICES

Se separaron y fueron felices para siempre.
Y sus gargantas,
y los vecinos...
los perros del vecino.

Todos mucho más contentos.
Y más tranquilos. 

Isabel Salas



lunes, 14 de noviembre de 2016

EL PUTO AMO

Somos muchas las personas que vivimos sintiendo la hostilidad del mundo desde la mañana a la noche. Vivimos rodeados de violencia, injusticias, malostratos contra personas y animales , bombardeos de inocentes y tantas cosas injustificables para las personas buenas, entre las que me cuento sin dudarlo.

Nos sentirnos impotentes, desamparadas y desprotegidas. Parece que nosotras, las personas de buenos sentimientos, incapaces de entender la agresividad política, económica y física a la que somos sometidas continuamente, estamos absolutamente fuera la ley.
Y así me siento, fuera de la ley, porque no hay leyes que impidan los desahucios, sino leyes que los regulan, no hay leyes que impidan que se rescaten los bancos que nos han llevado a la ruina, y sí leyes que nos obligan a darles el dinero público para que se rían en nuestra cara los que verdaderamente mandan en el mundo. Ese poder detrás del poder que usa a nuestros politicos como marionetas y que nunca aparecen ni a dar la cara ni a darnos explicaciones.

Reclamamos a las personas equivocadas, no son Rajoy, ni Trump, ni Obama, o la Merkel los que tienen la culpa de lo mal que está todo, ni siquiera son incompetentes (aunque muchos políticos lo son) o ladrones ( al menos no todos), simplemente obedecen órdenes de bancos , corporaciones y grandes intereses y no hay nada que puedan hacer una vez que ganan las elecciones y el "Amo" del negocio les dice cuales son las fichas que deben mover.

Esos canallas que nos gobiernan sin escrúpulos incentivan el odio entre nosotros de muchas maneras, y así, el racismo, el machismo, el feminismo, los fanatismos religiosos, los patriotismos, el futbol, y cualquier cosa que enfrente personas de cualquier país con otro, de cualquier color o de cualquier edad o gusto musical es llevada al extremo.

Un ejemplo claro son los espectáculos con animales como el de hoy en Medinacelli. Torturarán a un animal hermoso y sano durante una hora para la supuesta diversión de unos supuestos seres humanos en nombre de una supuesta tradición.

Es absurdo, y una locura total que no se sostiene si no la entendemos dentro de ese plan mayor y global de hacernos sufrir a todos, enfrentarnos entre nosotros y que no levantemos la mirada a ver quien se esconde detrás de los hilos que mueven esos muñequitos a los que llamamos de líderes mundiales y no son más que títeres.

Esta noche o cualquier noche, en Medinacelli, en Tordesillas, en cualquier estadio, en una playa donde desembarcan refugiados, en alguna ciudad bombardeada, al alguna cárcel política o no...en algún lugar donde se cometa un acto cruel habrá dolor y muerte de animales o de personas y así se irá repitiendo hasta que en vez de pelearnos entre nosotros levantemos juntos las cabezas para identificar quien maneja los hilos de los payasos que nos gobiernan.

Isabel Salas

domingo, 13 de noviembre de 2016

JÚBILO EN EL INFIERNO

Un toro menos
una vergüenza más,
otra derrota.

Otra vez la maldad
venciendo al bien.

Y otra vez tendremos 
que respirar hondo
y volver a creer
que la guerra no acaba
hasta ganar
y conquistar la paz
que los buenos queremos.

Y si eres de esos
que quiere discutir
si existe el bien o el mal,
pregúntaselo al toro
que mataron anoche
según dicen los malos
para festejar.


Isabel Salas

martes, 8 de noviembre de 2016

MI ENEMIGO

  
Hay golpes secos 
que me hieren la carne
y otros mojados
que me ahogan el alma.

Gritos de guerra
rugidos de pelea
que me roban la calma.

Causas para empezar
y falta de razones,
 por mucho que las busques,
para agredir
o para golpear.

Ausencia de motivos hay, 
para seguir,
el bucle destructivo
que sin motivación,
no permite entender,
como el supuesto amor
ha llegado a este punto
de destrucción.

Hay horas de terror
para esconderme, asustada,
dentro de mí, 
en mis propias entrañas,
lejos del sol
que sirven de casita
de caracol.

Y otras de regresar, 
desde el fondo del pozo,
para tratar de nuevo
de comenzar

Minutos que se alargan
esperando que escampen
la tormenta de puños
las frases de puñal
y el huracán de sustos.

Y se acabe por fin,
la pesadilla,
y pares.

Y el silencio retorne
acallando tu ira
para poder
aceptar tus disculpas.

Volver a pretender que te creo,
fingir que sé, 
 que lo lamentas
y de nuevo mentirme,
por no sentirme
la mujer mal amada
la que no supo ser protegida
y merecía
ser respetada.

Salir contigo
pasear de tu brazo
sonreír al andar
 mientras camino
lado a lado,
a la sombra,
de mi enemigo.

Isabel Salas


Podrás conocer más sobre mí y mi trabajo en los dos libros que ya tengo publicados. Te dejo los enlaces donde puedes adquirirlos.

lunes, 31 de octubre de 2016

EL MURO



Diego lloraba detrás del muro que él mismo había levantado.

Sus lamentos rompían el corazón de los que desde fuera escuchaban aquellos gritos tan tristes que exhalaban soledad y suplicaban amor.

Una mujer, conmovida por su dolor y enamorada de su aparente sinceridad, le pidió un día que la dejase entrar. Él escuchó atento la propuesta y después levantó más alto el muro, mucho más alto, con mucho esfuerzo. Descansó unas horas y tras recuperarse recomenzó su rutina de gritos y lamentos.

El muro funcionó.


Nadie más volvió a interrumpir su agonía.

Isabel Salas

sábado, 29 de octubre de 2016

RESEÑA DE DOLORS LÓPEZ



Pocas reseñas que hagan alguna vez de NAVAJA DE LLAVERO, podrán superar esta, mil gracias Dolors López, por leerme y por llegar al fondo abisal a nadar con esos peces tan de colores y dolores.


LEER RESEÑA AQUÍ

lunes, 24 de octubre de 2016

ESTRELLAS Y LÁGRIMAS


En Cádiz llora un peón
y en Tordesillas un toro, 
el peón se llama Andrés
y el toro tiene dos nombres, 
lo mismo que tienen dos
algunas calles
y hombres

Uno le puso el patrón
por su pelo Colorao
y otro se lo puso él
por la estrella en su costao.

Y por ese lo llamaba
desde chico, en la dehesa:
El toro rojo Estrellao.

Lo llamaba, y él,
venía,
y tranquilo y con paciencia
le explicó lleno de amor
lo que un día llegaría.

Eres un toro de lidia,
se espera, que sin temor,
embistas los capotazos
y resistas con bravura
las aristas del dolor.

Habrá gente en una plaza,
habrá luces y esplendor
habrá un hombre con espada,
y si enfrentas esa lidia con valentía y honor,
podrás regresar un día
indultado y vencedor.
Volverás a nuestra casa,
y aquí.
te esperaré
yo


                    El martes lo vio marcharse                   
con lágrimas en los ojos
y el corazón apretao.
Se llevan a su torito
se lo llevan asustao.
Ya nadie mira su estrella,
de los dos nombres que tiene
sólo usan Colorao.

Andrés llora como un niño
la decisión del patrón,
Estrellao no tendrá suerte,
no lo llevan a la arena,
se va directo a la muerte.
Y el peón,
llora con pena.

Estrellao va confíao
Andrés nunca le mintió
y al llegar a Tordesillas
se acuerda de los consejos,
del esplendor, de la espada, 
de la lucha con honor
y trata de ser valiente
y disfrazar su temor.

Llega el día de su muerte
y echa de menos a Andrés.
Lo rodea mucha gente,
no hay arena, ni colores
no hay honra
ni pundonores.

Estrellao es perseguido,
acosado
derribado, 
traicionado y malherido.

Llora recordando al hombre
al que llamaba de amigo, 
es noble y no alberga duda,
sabe que en algún lugar, 
donde antes fue su hogar
hay otros ojos llorando.
En ellos piensa al morir,
al ir, los suyos,
 cerrando.

Isabel Salas












jueves, 20 de octubre de 2016

MÚLTIPLO DE 43


El primer pensamiento:
no hicieron nada, los van a devolver.
El segundo pensamiento, 
están tardando.
El tercero ya no es pensamiento,
es miedo.
43 miedos.

Muchos miedos juntos.
Cuarenta y tres multiplicado muchas veces.
Mira.

Miedo de madres, de padres, 
miedos de hermanos, 
de primos,
de amigos y conocidos.

De novias, 

de novios o de corazones enamorados
que esperaban la oportunidad de besar 
una de esas 43 bocas.

Miedo de abuelas, de abuelos.
Viejos rezando
 por el nieto lindo que regalaba coches dibujados,
por la nieta,
que traía flores sudadas en la manita.

Miedo de vecinos

que protestaban por el ruido de los niños. 
El miedo apretado de sus profesoras de primer año,
  ellas los enseñaron a leer.

A leer.


Tal vez habría sido mejor que no leyeran...

Lloran amargo ellas, 
desde aquí las oí llorar con sangre del corazón
en vez de lágrimas.

Mira cuantos miedos juntos.

Suma.
Y sigue sumando.

Suma los miedos de otras madres y padres

que también tienen hijos descontentos.

De otras profesoras,

de otras abuelas y vecinos.
Suma el tuyo
y el mío.

Haz la cuenta con todos los miedos

de los que tememos la orden cruel del monstruo de turno.
No es mexicano.
Es un monstruo todo terreno,
y como Nessy
asoma su cabeza en cualquier parte 
cuando menos lo esperas.

Sale del infierno más hondo a respirar.

Argentina, España,
Chile,
Corea, China, USA,
Argelia, Alemania, Rusia.
Suma.

Suma países, 

suma miedos, suma y multiplica.
Verás que cuarenta tres
es sólo un puñado más de chicos y chicas
matados, robados,
comidos por el mismo demonio de siempre.

Que es de todos, 

y a todos 
nos puede comer cualquier día.

Eso sí da miedo, 

un miedo gigante que tapa las nubes
Un miedo infinito. 
Múltiplo
de 43.

Isabel Salas


Este texto forma parte del libro  NAVAJA DE LLAVERO



ENLACE PARA ADQUIRIR EL LIBRO

HOGAR


jueves, 6 de octubre de 2016

SUSANA SERÓN, ESPAÑA


Aquí Lady Winter con Navaja de llavero de mi gran amiga Isabel Salasrecien aterrizado en Estella-Lizarra.
Ser una de las pocas privilegiadas que lo ha leido antes de ser publicado no ha evitado que se me haya escapado alguna lagrimilla al tenerlo por fin en mis manos para poder releerlo una y mil veces.

Emoción que se ve incrementada al verme nombrada en el prólogo del gran prosista Juan Andres Pastor Almendros, que escribe muchísimo mejor que yo pero es más feo, y al que por cierto casi no quiero...
Juan Mantero Ruiz a quien quiero un poco más, me regaló el honor de ser la primera persona en opinar sobre el epílogo, majestuoso también, como no podía ser menos para estar a la altura del libro. 
Si os gustó El canario y la máquina de coser, no dejéis de leer Navaja de llavero porque Isabel se supera con creces, y si no os gustó, cosa que dudo, ya tardáis en comprobar si miento o no...

Gracias Isabel por todo eso que las dos sabemos...



NO BASTA QUERER


lunes, 3 de octubre de 2016

PRÓXIMO CD DE JOSÉ CÓRDOBA, EL CHIVI

Faltan pocos días para que salga el que para mí es sin duda el disco del año. Os dejo una de mis preferidas para que entendais porqué me gusta tanto. Tengo dudas si es un poeta que canta o un cantante que desborda poesía, de todas maneras lo admiro y me quito el sombrero ante su talento, su manera de decir las cosas y esa dulzura ácida inconfundible.

lunes, 26 de septiembre de 2016

VARIEDAD


2 AÑOS




El Blog cumple hoy dos años, acaba de completar las 233.000 visualizaciones, vistas, lecturas o como queramos verlo.


Imagino que muchas personas repiten visitas así que en realidad no tengo como saber cuantos lectores lo frecuentan, lo que si sé es que estoy muy satisfecha y agradezco a cada una de ellas las veces que me visitan, leen y comparten.

Besos a todos

miércoles, 21 de septiembre de 2016

ADIÓS



La A de adiós
ganó el concurso de nudos marineros,
y siempre,
entrena en mi garganta
cuando te vas.

Isabel Salas

jueves, 15 de septiembre de 2016

BATANIA, NEORRABIOSO.


Algunos escritores nos conquistan con una novela, con un poema o con una frase, otros con el conjunto de su obra, o con uno de sus personajes, una reflexión,  una mirada o una sonrisa en una entrevista o simplemente porque nos gustan y ya está, nos tocan, nos mueven, nos conmueven o se clavan en nosotros como un injerto de limonero.

Existe una extensa lista de escritores a los que amo y admiro, las dos cosas, porque me es imposible separar amor y admiración. Gracias a eso, disfruto el cariño que aprendí a sentir por todos ellos, por mi poeta de cabecera Francisco Alvarez Hidalgo o por Gloria Fuertes, la responsable directa de haberme enseñado a leer con lágrimas en los ojos. 

Por tantos otros como Stephen king, Lorca, Ken Follet, Carl Sagan, Rubén Darío o Asimov albergo esa mezcla bonita de sentimientos que los grandes lectores sentimos por los escritores que han poblado por décadas nuestras noches de lectura. Noches en las que la soledad no existía y la cama era nuestro universo particular, las estrellas eras historias, los planetas abrazos y el vacío total era la compañía completa;


Podría hablar de otros muchos escritor@s que me han marcado, pero hoy deseo compartir un poco sobre el último que ha entrado en mi corazón, lo ha tocado y allí está. Ha entrado por la puerta grande y siento que se quedará para siempre, como Isabel Allende, Machado, Jorge Amado, Miguel Hernández o Torrente Ballester.

Es un hombre y está vivo.

Quiero declarale mi amor, que es amor de lectora, sin coqueteos y sin faltarle al respeto. Es un cariño lleno de admiración por su talento y gratitud por las emociones que despierta en mí, sobre todo por hacerme recordar, una vez más, el privilegio inmenso que es amar la literatura en general y la poesía en particular.


Nunca he hablado con él, y él no sabe que existo, se llama Batania, firma como Neorrabioso y vive en Madrid. He visto su foto, he escuchado sus videos, he llorado, me he indignado, he sonreído, he imaginado su amor por esa mujer que lo entretiene a deshoras y estoy de acuerdo con él, el PNV manda en todos lados. Siempre lo sospeché y él, lo ha confirmado como lo confirma todo, con palabras sencillas llenas de caballos y contenedores de basura convertidos en viento para dar vida y hacer olas en el mar inmigrante de Madrid.

Con él he recordado porqué empecé a escribir y he sentido en la carne del alma lo fácil que es morir por falta de viento si eres caballo, canario o poeta.


Modestamente buscaba algo en sus letras para poder decirle un día, si mi plan funciona, que tenemos algo en común y debemos ser amigos. Encontré varios motivos, varios puntos de intersección menguante pero el más evidente y que más nos acerca es que yo también tengo cinco años siempre que nieva y eso apaga los kilómetros y convierte los contenedores en páginas de poemario que lo atraviesan todo y todo  lo juntan.

Te mando un abrazo Batania, y comparto en mi blog y con mis amigos el placer de haberte conocido y la alegría de saber que la poesía ha vuelto y la culpa no es tuya.

Isabel Salas