domingo, 2 de julio de 2017

FEMINISTAS FRÍGIDAS


En los últimos diez días (por casualidades de la vida), ocho mujeres de diferentes edades y países, me dijeron, cada una con sus palabras, y todas muy orgullosas, que ellas no son como yo. Presumían de no ser feministas (claramente no saben lo que es el feminismo), pues ellas no odian a los hombres y además son muy ardientes y les gusta un hombre bien macho en la cama que las haga sentir mujer.

Me llama mucho la atención eso pues yo puedo estar grandes periodos sin un compañero con quien tener sexo, y no por eso dejo de sentirme mujer, pero eso es lo de menos en realidad. A lo mejor ellas no se saben masturbar y dependen de un hombre para tener orgasmos, eso es algo que no pregunté porque no quiero escuchar la explicación surrealista de como ellas relacionan sentirse mujeres con las "tardes de corridas" en sus vaginas.

Lo grave, a mi entender, es escuchar en pleno siglo XXI, ese discurso de mujeres ignorantes que creen que ser feminista es odiar a los hombres o que confunden las relaciones sexuales, dónde cada uno o una se acuesta con quien quiere, con los derechos que las mujeres exigimos cuando pedimos que nos respeten para poder trabajar o tener cuentas en el banco, separarnos, divorciarnos y casarnos con quien voluntariamente escogemos, o cuando decimos que queremos conducir, conservar nuestro clítoris intacto o que no nos maten a pedradas por tener sexo sin estar casadas, entre otros.

Lo comenté con dos amigos que me conocen muy bien y ambos se rieron porque saben muy bien lo poquito que odio a los hombres y lo mucho que me gustan ellos y muchos otros. 

Eso no significa que me gusten todos los hombres, simplemente porque no me gustan todas las personas. Existe algo llamado afinidad que hace que con ciertas personas, hombres o mujeres me lleve mejor que con otras y su compañía me sea más grata, pero me siento igual "de mujer" cuando me tomo un café con una amiga que cuando me meto en la cama con un hombre, sea mi marido o no, sea mi novio o no, y eso puedo hacerlo sin que me metan en la cárcel o me maten gracias entre cosas a los movimientos feministas que desde hace años defienden los derechos de todas, incluidas esas ñoñas que se creen la guinda de la tarta sexual y presumen de no ser feministas.

Hoy me pilló el domingo un poquito harta de la doble y triple moral que me rodea: cristianos adúlteros, moralistas que se van de putas, concejales que consiguen votos prometiendo honestidad y se forran en los pocos años que ostentan el cargo, "gente de bien" que sólo hace el mal...y toda esa gentuza meapilas que condena públicamente lo que más desearía, en su íntimo, tener los huevos de hacer.

Nunca me gustaron los cobardes, y cada vez me gustan menos, pero los sepulcros blanqueados me dan verdadero asco. Puedo entender el miedo de un cobarde, pero no la doble moral del hipócrita. Y además me molesta que estas histéricas que disfrutan de todos los logros que el feminismo ha conseguido para todas nosotras, renieguen de él, lo intenten convertir en un movimiento diferente a lo que es y además crean que las feministas no podemos ser una bomba en la cama. 

Están muy equivocadas, pero ese tampoco es el asunto. Habrá mujeres feministas frígidas y otras muy ardientes, así como un hombre puede tener eyaculación precoz. independientemente de ser torero, taxista, de derechas o anarquista, mujeres muy religiosas multiorgasmicas y otras que jamás hayan sentido el universo derretirse entre sus piernas, y el feminismo no se trata de eso, la idea es que todos podamos tener los mismos derechos a la hora de trabajar, vivir, votar, o conducir independientemente de lo mucho o poco que nos divirtamos haciendo sexo.

Isabel Salas

2 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo, a veces somos ignorantes y se habla sin saber. Muy buena esa de la masturbacion. De seguro esas que dijeron prefieren usar un hombre a masturbarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad dijeron que ellas sí son mujeres de verdad, sea eso lo que sea, y que por eso necesitan un hombre que las haga sentir como lo que son. Hombres machotes que en la cama por lo visto, las hacen sentirse muy femeninas y no como las feministas que ni saben que es ser mujer ni saben apreciar a los verdaderos hombres.... jajajaa en fin, ante tamaña tontería preferí escribir que seguir discutiendo.

      Eliminar

Gracias por comentar. Tu comentario será publicado después de revisado. Abrazos